617843196

Capilla Nuestra Señora de la Guia

Casas rurales en Asturias

Llanes y sus tradiciones

La Capilla de la Guía de Llanes (Asturias) está situada en la cima de una montaña, desde donde se pueden disfrutar de unas preciosas vistas al mar Cantábrico y al pueblo de Llanes .

Historia

Desde el año de su construcción y a lo largo de los siglos posteriores, la Ermita sufrió constantes reformas hasta llegar a su aspecto actual. Hay constancia documental de que en la ermita había una casa de Novena y una casa de ermita, este último dato es de difícil obtención y registro. Los ermitaños son personas que se especializan en el cuidado de la iglesia.

De todos los ermitaños que tiene el retiro del guía, mencionaré al último, El Tío Millán, más conocido como el pistolero. Pues bien, el tío Milán se pasea por San Antón, Las Baclas y Coutu, donde vive, con un cuadro al cuello de la Virgen de la Guía que le ofrece una limosna. Después de su muerte, su esposa, probablemente tan harta de él, inscribió el siguiente epitafio: ““Aquí yace y yace bien, el descansa y yo también” Junto a la iglesia, se cercó un cementerio temporal. Según D. Vicente Pedregal, consta documentado que entre el 12 de febrero de 1812 al 6 de junio, el 1 de noviembre de 1814 al 25 de agosto, y el de 1816 y posteriormente abril de 1818, hubo enterramientos.

El 31 de agosto de 1844, por motivos económicos y de salud, Don Pedro Merodio entregó la junta directiva de la Ermita de la Virgen de Guía a Don Juan Sánchez Castillo. Posteriormente, el hijo del primero, don José Sánchez Ramos, adquirió varios terrenos alrededor de la Ermita y realizó obras, dejando un importante legado de 50.000 reales para continuar con su obra.

 

Ocurrió en el siglo XVI. Amaneció en una brillante mañana de otoño, sin nubes oscuras y sin señales de tormenta. Esa mañana, varias barcas de pesca partieron del puerto, izando o izando sus velas, impulsadas cariñosamente por la brisa. levantándose alegremente y avanzando, los marineros les aseguraron que serían felices en un día tan hermoso. El mar estaba en calma excepto por el aire de la mañana que agitaba el mar, ondulando pequeños parches de espuma, sus plumas parecían solo saludar a los barcos de sus viejos conocidos.

El sol se refleja en todos los rincones del mar, despidiendo un brillo metálico, y cada rayo de luz parece enviar un rayo de esperanza a los pescadores, a la vez que emite una suave calidez en el ambiente, aún lleno de noches heladas.

Era casi mediodía y el panorama cambió. En la línea donde se encuentran el mar y el cielo, aparecieron pequeñas nubes, y luego el mar en la distancia se tiñó de negro. Aunque las señales no eran presagios para los mundanos, los marineros más precavidos intentaron acercarse al puerto a toda velocidad. De repente, sopló una ráfaga de viento del sur, lo que provocó que una gran ola hiciera girar el barco indiferente.

Levantaron sus velas, tomaron sus remos y comenzaron a caminar hacia la tierra, hablando poco entre ellos y mirando inquietos a las nubes. Una de las lanchas desapareció, una se alejó más que las otras y la tripulación, distraída por la abundancia de pesca, no se percató de las maniobras de las otras lanchas.

No fue hasta que una ráfaga de viento cálido golpeó sus rostros, haciendo crujir el bote, que los hombres se miraron, intercambiaron opiniones, no hablaron, fruncieron el ceño, bajaron la cabeza y comenzaron a remar rítmicamente.

La Leyenda

Llanes

Quien no haya vivido en la costa del Cantábrico no se imagina lo rápido que el cielo se cubre de espesas nubes oscuras, el mar está embravecido, empieza a golpear las rocas de la costa, y al instante esa noche se vuelve oscura y aterradora. Decorar.

En este momento crítico, una enorme ola aterradora los golpeó. Al lado de la montaña de agua verde, el bote y la persona eran como una hoja. Sobre la enorme ola, montando la enorme ola, vino un tronco grande y negro. . No hay defensas posibles contra este monstruo. Los marineros renunciaron a todo, se entregaron a Dios y se salvaron. Tan pronto como pasaron las olas, hubo un grito aterrorizado en la audiencia.

La tripulación pensó que estaban en el aire, a veces sumergidos en el abismo, siempre girando a una velocidad vertiginosa, escuchando fuertes ruidos por el choque de la columna de agua y la columna de aire, y la madera se hizo añicos cuando los golpes caían sobre el barco. . Cuando los menos afortunados recordaron su autocontrol, estaban en el puerto.

Las olas se los llevaron dentro de sus entrañas. Luego miraron la madera: era una imagen tallada de la Madre de Dios. Los gritos de «milagro» se pasaban de boca en boca, y los marineros agradecían a la Virgen por salvarlos y guiarlos hasta el puerto. Depositando la imagen en la Iglesia de San Antón cerca de la barra del puerto, apareció en la colina al día siguiente, y luego nuevamente transferida a San Antón, el desplazamiento milagroso se repitió hasta tres veces. Nuestra Señora quería construir un monasterio allí. Un devoto celoso lo cuida”

Como Llegar?

Ubicación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies